Algunas ciudades se han convertido en grandes sitios en construcción y el deseo por acceder a sus últimos espacios libres aumenta en la medida que estos espacios se completan. El deseo máximo, se reserva para el último predio libre en la isla más famosa del mundo, donde el territorio está vinculado a alguna forma de prestigio y otros tipos de pulsiones, que permiten que su valor metálico desdibuje sus límites. Operar en tales sitios demanda la máxima inversión de recursos y está reservado únicamente para arquitectos estrella.

Una alternativa, es engañar a la ciudad.

 

Construcción de 1 metro cuadrado valor 21.311USD a un costo de 4.57USD en materiales.

Residencia SVA, 23 Street, Chelsea, Nueva York, EEUU, 2017.

(Fotografías: Robert Ladislass Derr)