La Playa de Maniobras es parte de los rellenos de tierra realizados en la Bahía de Montevideo entre 1866 y 1869 para formar la Playa de La Aguada, demostrando una convivencia entre progreso y patrimonio. Actualmente, es el área verde más grande en la Bahía de Montevideo, superando al Parque Capurro y a la cancha del Estadio Centenario. Lleva más de quince años inactiva (desde 2003), mantenida y vigilada por el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) y la Administración Nacional de Puertos (ANP). Junto con la Estación Central Artigas de la Administración de Ferrocarriles del Estado (AFE), su cierre se debió a un juicio contra el estado con una imponente cifra reclamada que ascendió a más de 1.000 millones de dólares, lo cual implicó la mayor demanda que se ha hecho en la historia contra el Estado uruguayo.  


Ubicada a tan solo unas cuadras, se encuentra la Escuela 31 Jacobo Varela, que ocupa la mitad de su manzana y cuenta en su interior con un patio de hormigón, espacio donde se desarrollan todas sus actividades al aire libre. Es el hallazgo de estas dos situaciones complementarias, un espacio verde sin uso y un usuario sin espacios verdes, que resulta en la realización del Festival de la Primavera, una acción en la Playa de Maniobras con más de 400 niños y una asociación que transforma momentáneamente un predio vacío en el parque urbano más grande de la bahía. 


Sin embargo, la Playa de Maniobras no es únicamente césped. En el predio conviven fosas profundas, antiguas vías de tren, puestos de vigilancia herrumbrados e infraestructura logística, como un inventario de restos patrimoniales en ruinas, propios de un sitio arqueológico. Es así, que durante la gestión previa a la realización del evento, ANP solicita acertadamente la colocación de vallado en espacios potencialmente peligrosos, lo cual da origen a la idea de trabajar sobre el propio vallado como estrategia visual. De esta forma, la cinta de ‘’Bienvenidos’’ ingresa al predio con una doble condición: Por un lado responde al pedido de vallado y se encarga de saludar a la escuela, mientras que por otro lado pretende destacar cierta condición fósil de la infraestructura así como de sugerir la idea de ‘’escena de crimen’’. 

Luego de la primera solicitud realizada para hacer el evento, en abril del 2018, los medios de prensa confirman que la justicia finalmente otorgaría la tenencia de la Estación Central Artigas al Estado. El 6 de marzo de 2019 el Tribunal de Apelaciones en lo Civil de Primer Turno falla por unanimidad rechazando la indemnización multimillonaria que pretendía el demandante. Esta situación inaugura posibilidades para el sitio y es en medio de este proceso que surgen nuevas propuestas y promesas.

sobre su destino, tales como proyectos para la expansión del puerto, un nuevo centro comercial e inclusive un Sillicon Valley uruguayo, que casualmente plantea una gran cubierta verde a modo de parque urbano. Lo cierto, es que el final sigue abierto y de serlo así recibirá nuevamente las cometas de la Escuela 31 en la próxima primavera. 


La iniciativa surge a través  actuando dentro del Núcleo de Investigación en Cultura Visual, Construcción e Identidad, que junto con la Escuela 31 y su directora Claudia Corcelet desarrollan la propuesta y gestiones de forma conjunta. 

----------------------------------------------------------------------

Grupo CSIC - Núcleo de Cultura Visual:

Fernando Miranda

Luis Oreggioni

Elisa Porley

Elias Martínez

Yohnathan Mignot

Federico Lagomarsino

www.nucleodeculturavisual.com

Proyecto:

Federico Lagomarsino